INSTITUTO DE BIOÉTICA
Sesión Pública

El Instituto de Bioética de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas tiene el agrado de invitar a Usted a la sesión abierta sobre “Decisiones sobre el inicio y la suspensión del tratamiento en neonatos al límite de la viabilidad” a cargo de los doctores Agustín Silberberg y Gabriel Musante el jueves 29 de junio a las 18:00 en su sede.


                                     Sesión Pública de la Academia

 La Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas tiene el agrado de invitar a Usted a la sesión pública de incorporación del Académico Correspondiente con residencia en Tucumán doctor Sergio Díaz Ricci, que celebrará el miércoles 12 de julio a las 18:00, en su sede.
 En la oportunidad, luego de la apertura del acto por la Académica Presidente, el recipiendario, que será presentado por el Académico Jorge Reinaldo Vanossi, disertará sobre el tema: Un gran presidente de Corte Suprema: Benjamín Paz (1892-1902).


DECLARACIÓN CONJUNTA DE ACADEMIAS NACIONALES

La situación afligente de Venezuela

Sentimos la impostergable necesidad de expresar nuestra honda preocupación por el abismo institucional al que Venezuela ha sido precipitada por el gobierno de Nicolás Maduro.
Urge recuperar las instituciones democráticas de este país hermano.
Urge detener el crimen político al que se han aplicado en los últimos meses, con un saldo de decenas de muertos en las calles del país, las fuerzas de choque del oficialismo.
Urge restablecer la paz interna y las libertades públicas, conculcadas por un gobierno sin límite alguno con tal de aferrarse al poder en medio de las protestas generalizadas en su contra de la sociedad venezolana. Esta sociedad es víctima, no sólo de la violencia gubernamental, sino de la hambruna y la escasez de elementos indispensables para la vida cotidiana a la que ha llevado una política económica tan asombrosa como insensata.
Urge llamar a las elecciones cuya convocatoria general está contemplada por la Constitución venezolana y deponer el delirio de una convención constituyente de 500 delegados, mitad de origen corporativista, y la otra mitad, extraída de agrupaciones afines a Maduro. Pocas veces se ha visto un atrevimiento mayor contra el libre voto ciudadano.
Urge que el Tribunal Supremo de Justicia encuentre los medios para que Venezuela se libere de la aberrante situación en que sus decisiones han colocado al país, al concentrar en el Poder Ejecutivo el poder total del Estado.
Hacemos este llamamiento a la conciencia democrática de todos los venezolanos, sin excepción de banderías, en la esperanza de que a pesar de las reyertas padecidas emerja un compromiso último con las mejores tradiciones nacionales. La comunidad internacional y la región de la que Venezuela ha sido parte activa en decisiones trascendentes desde el fin de la Segunda Guerra Mundial aguardan expectantes la rectificación de una política que aísla más y más, día tras día, a la nación hermana. A diario se somete allí a prisión, se golpea y se humilla a líderes de la oposición y a sus legisladores. Venezuela es hoy la vitrina de un Estado populista en su versión más feroz y decadente; es el espejo en el que no quisiera reconocerse un país democrático, amante de las libertades, de la seguridad física y jurídica y consustanciado con el progreso del pueblo y el desarrollo de la nación.
Se ha perdido ya la cuenta del número de diarios, periódicos y revistas clausurados por el régimen, o de los canales de televisión a los que éste silenció o se apropió por medios ilegales.
Hacemos este llamamiento por las condiciones de extrema gravedad que sufre Venezuela y el desmedro para sus habitantes que significa la crisis humanitaria a la que sido llevada. Tenemos, desde luego, debidamente presente que el sistema interamericano, fundado entre otros principios en la no intervención externa, reconoce a cada uno de sus miembros gobernarse según el sistema de gobierno de su elección.
Pero no podemos olvidar, tampoco, que es de la esencia de ese sistema la concepción de vida institucional cristalizada el 11 de junio de 2001, en la Carta Democrática Interamericana, votada por aclamación por los representantes de nuestros países, en Lima. Dice su artículo primero: "Los pueblos de América latina tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla. La democracia es esencial para el desarrollo social, político y económico de los pueblos de América".
Dejamos constancia de nuestra solidaridad con las academias nacionales de Venezuela, unidas recientemente en una declaración que ha conmovido a sus pares de América por la entereza con la cual han abordado, en términos públicos, la situación que aflige a la inmensa mayoría de los compatriotas venezolanos.

Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas

Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires

Academia Nacional de Medicina

Academia Nacional del Notariado

Academia Nacional de la Empresa


DECLARACIÓN PÚBLICA DE LA
ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

Con motivo de la anunciada creación, en la Universidad Nacional de Rosario, de una cátedra sobre “el aborto como Problema de Salud”, y en ejercicio de sus atribuciones estatutarias, la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas considera oportuno formular sobre el tema algunos reparos.
Esta Academia ha defendido, en numerosos pronunciamientos, la vida humana. La última vez fue el 2 de julio de 2015, cuando expidió una declaración conjunta con la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales ante la aprobación de un protocolo que liberaba la interrupción del embarazo en todas sus etapas.
Las declaraciones y dictámenes de esta Academia se fundaron siempre en normas de jerarquía constitucional como la Convención sobre Derechos del Niño, ratificada por el Congreso mediante la ley 23.849 cuyo texto expresa que el art. 1° de dicha convención “debe interpretarse en el sentido que se entiende por niño todo ser humano desde el momento de la concepción y hasta los 18 años de edad”. Además, el documento aprobado consagró “el interés superior del niño”, proclamando que todo ser humano, desde la concepción, tiene “derecho intrínseco a la vida”.
Ante la polémica suscitada por la creación, en una universidad nacional, de una cátedra sobre el aborto esta Academia considera conveniente que se suspenda la implementación de tal iniciativa hasta tanto se garantice la estricta observancia del marco moral, constitucional y de la dinámica social cuya vigencia recordamos en esta declaración.


Sesión pública extraordinaria de incorporación del Académico de Número Marcos Aguinis. Presentado por el Académico Rosendo Fraga se refirió a "La persecusión de los cristianos en Medio Oriente"



Declaración de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas

La Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas ha considerado necesario emitir opinión, tanto sobre el fallo de la Corte Suprema de Justicia en el caso “Muiña”, como de sus repercusiones en el plano institucional y político.
El fallo, decidido por el voto mayoritario, se fundamentó en principios constitucionales y en la legislación vigente. Respetó lo dispuesto en el Artículo 2º del Código Penal, el Artículo 9º del Pacto de San José de Costa Rica y el Artículo 15º del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que establecen el beneficio de la aplicación de la ley penal más benigna. En este caso fue la ley conocida por “el dos por uno”.
El Código Penal y su válida interpretación en el dictado del fallo, dice que ese beneficio es aplicable a todos los delitos, sin exclusión.La sanción posterior de una nueva ley interpretativa para excluir de su alcance ciertas causalidades, implicó el reconocimiento que fue correcta la interpretación jurídica del voto mayoritario de la Corte.
La sanción de leyes de modo apresurado, no es una buena práctica legislativa y mucho menos en temas de carácter penal.
Además de dejar sentada nuestra opinión en el plano jurídico y constitucional, consideramos necesario llamar la atención sobre ladeplorable ausencia de respeto por la independencia y división de poderes observada como consecuencia de este caso. Ese respeto hace a la esencia de nuestra República y del Estado de Derecho.
Se han visto desde altisonantes condenas al fallo por parte de legisladores, políticos, y miembros del propio gobierno, hasta pedidos de juicio político, denuncias admitidas por fiscales presurosos y declaraciones de inconstitucionalidad de otros tribunales.
En una sociedad libre todo ciudadano puede expresar su opinión y unirse en concentraciones callejeras si así lo desea, pero sí debemos manifestar nuestra extrema preocupación al observar que quienes tienen responsabilidades institucionales desconozcan la independencia y separación de poderes y rechacen un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.


Gregorio Badeni María Teresa Carballo
Académico Secretario Académica Presidente



Una variada perspectiva

En más de sesenta años esta Academia ha contribuido a la cultura del país y al asesoramiento de los poderes públicos mediante dictámenes e investigaciones y una permanente indagación en materias de teoría política, constitucionalismo, legislación, ordenamiento jurídico, política internacional, historiografía.

En los años más recientes incorporó el tratamiento de disciplinas de estricta actualidad, tales como ética médica y ambientalismo. Sus dictámenes y análisis, no menos que los asuntos de interés colectivo abordados en su seno según criterios técnicos o desde perspectivas teóricas, coadyuvaron en estos decenios a un mejor conocimiento de la problemática nacional y a un más acertado diagnóstico de las coyunturas políticas argentinas.

Su publicación regular, Anales, recoge los trabajos de los académicos de número y de los académicos correspondientes, así como los estudios realizados en el seno de los Institutos, y es distribuida incluso por canje. Los Institutos creados en fechas recientes en el ámbito de la Academia extendieron e intensificaron considerablemente los campos de aquella acción científica mediante la participación de especialistas y a través del ejercicio de una particular dinámica.

La Biblioteca es otro de los centros de actividad de la Corporación.


Reseña histórica

En 1938 quedó instalada en Buenos Aires la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas con el objeto de profundizar los estudios de las disciplinas humanísticas que definen su campo. La corporación mantiene reciprocidad con sus homólogas de España y de Chile. Su denominación proviene de la homónima de Francia, fundada en París en 1795. La integraron consagrados investigadores y juristas -incluso los Premios Nobel Dres. Bernardo Houssay y Carlos Saavedra Lamas- y sus dictámenes, así como las comunicaciones realizadas en sus sesiones privadas y públicas, fueron y son recogidas en volúmenes titulados Anales. Los miembros de número son treinta y cinco, además de los académicos correspondientes, los eméritos y los honorarios. La Academia es presidida por una Junta Directiva con mandato por dos años.


La Casa de las Academias

Palacio

Declarado Monumento Histórico por Decreto 1495 del 16 de agosto de 2002, el edificio de la Casa de las Academias Nacionales, Avenida Alvear 1711, ha sido declarado Monumento Histórico Nacional de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Su estilo neoclásico francés lo convierte en clara muestra del espíritu de las urbanizaciones de principios del siglo XX. El autor de esta obra es el arquitecto Alejandro Bustillo.



Copyright © ANCMYP Argentina 2002 - Av Alvear 1711, Planta baja - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Tel.: (54 11) 4811 2049 - Email: ancmyp@ancmyp.org.ar